OGMs y la seguridad alimentaria global.

UN CAMINO HACIA ADELANTE

Los alimentos y cultivos GM son una herramienta clave para ayudar a lograr los objetivos de alimentar a una población en crecimiento, y mejorar los estándares de vida que hoy tenemos así como para futuras generaciones. Los altos costos e incertidumbre en las regulaciones de los cultivos GM han frenado los índices de innovación de nuevos atributos biotecnológicos y evitado el financiamiento para que las compañías más grandes desarrollen una segunda generación de variedades que mejoren la calidad de vida humana, el medioambiente y que hagan una mayor contribución que ayude a lograr los objetivos y desafíos que plantea el cambio climático.

  • El uso de OGM´s puede evitar mayor uso de tierras y agua así como limitar la emisión de gases de efecto invernadero.
  • La seguridad alimentaria y el bienestar humano serían mejorados si los sistemas regulatorios apoyaran el desarrollo de una segunda generación de tecnologías.
  • Las políticas públicas y regulaciones inteligentes apoyaran el avance científico e innovación para evitar caer en la inseguridad alimentaria a medida que la población aumenta.
  • Las políticas agronómicas deberían de promover tecnologías que ayuden a los agricultores a producir alimentos de manera más sustentable usando menos recursos.


EL DESAFIO QUE SE AVECINA

Con el cambio de siglo la agricultura global enfrentó muchos desafíos. La población crecerá de 7 a 9 o inclusive 11 mil millones de habitantes en las próximas décadas. Esto significa que deberemos de aumentar la producción de alimentos actual en un 60 % o más. El cambio climático pondrá una pesa en la productividad agrícola en muchas regiones y por ello tendremos que cambiar y reorganizar nuestro patrón de producción alimentaria. Para controlar la emisión de gases de efecto invernadero tendremos que pasar de una economía que se basa en el uso de combustibles no renovables a una que se base en el uso de combustibles que si lo sean. Esto implicará una mayor dependencia en las plantas como alimento, combustibles y químicos. La humanidad tendrá que depender de los recursos existentes o inclusive menguantes de agua y suelo para doblar la producción agrícola y administrar los recursos de tal manera que sea ambientalmente sustentable y económicamente viable. Estas son tareas colosales pero si tomamos las ventajas de los avances en la ciencia y establecemos políticas públicas y regulaciones sabias, seremos capaces de lograrlas.

El pasado de la humanidad nos indica que estamos a la altura del reto. Desde 1800 al presente la población humana ha aumentado 7 veces pero la producción agrícola ha crecido aún más rápido. En los últimos 200 años, a medida que aumentaba el uso de la ciencia en la agricultura, el promedio de esfuerzo de los humanos para producir alimento fue disminuyendo. Estos logros reflejan un mejor entendimiento de los principios de la ciencia que permitieron el mejoramiento de los cultivos, fertilización y control de plagas, así como innovaciones en la irrigación y mejores prácticas en la siembra. Esta transición estuvo lejos de ser perfecta, estuvo asociada a daños en el medioambiente y no resolvió varios problemas como el de la pobreza. Pero la sociedad humana es adaptable, identifica los errores y aprende de estos para brindar soluciones mejores.

El descubrimiento del ADN en los 50´s es quizá uno de los mayores logros científicos en siglo XX. Mientras que el entendimiento del átomo en el siglo XIX y principios del XX llenó los espacios vacíos de la Era Electrónica, el descubrimiento del ADN tiene el potencial de llevar a una revolución biológica en el siglo XXI. Las herramientas basadas en los avances de la biología molecular que toman la ventaja de nuestra habilidad para entender las funciones genéticas de los organismos ya han sido utilizadas ampliamente para desarrollar productos GM en los medicamentos.

La biotecnología médica ha sido adoptada ampliamente por sus logros y potencial. Paralelamente los avances en la agricultura, han brindado soluciones efectivas que han incrementado la productividad y mejorado el desempeño de la agricultura en el medioambiente a medida que se identifican los desafíos que están de frente. Pero el avance de la biotecnología agrícola ha sido dañado por las controversias y las regulaciones excesivas.

LOS TRANSGÉNICOS BRINDAN UN CAMINO HACIA ADELANTE

Una aplicación aún más útil de la biotecnología agrícola son los organismos genéticamente modificados o transgénicos, en los cuales un gen contiene un atributo deseado y este es insertado al cultivo de interés para mejorar su desempeño. En el pasado el mejoramiento de los cultivos ocurría mediante cambios genéticos con mejoramiento convencional, en el cual no sabíamos qué cambios ocurrían exactamente a nivel genético ya que lo único que observábamos eran las expresiones que se podían apreciar. La ingeniería genética permite mucha mayor precisión, con esta, solo una pequeña cantidad de genes son insertados en el genoma de la planta, el cual tiene cientos o miles de genes.

La ingeniería genética en la agricultura está aún en sus inicios, la primera generación de cultivos GM comercializados poseen atributos, en su mayoría, de control de plagas o resistencia a herbicidas. Los investigadores ha descubierto, y probado en los campos de prueba, una segunda generación de variedades que mejoran la nutrición en las plantas y su resistencia, y una tercera generación de atributos que puede producir productos preciados, como medicamentos, y algunos químicos que aún están en estados de desarrollo iniciales.

A pesar de las pesadas restricciones, la primera generación de OGM´s ha logrado hacer una gran diferencia. Las variedades resistentes a plagas han sido adoptadas en los EUA, Brasil Argentina y se han extendido a algunas naciones africanas, haciendo uso de maíz, soya,  y papaya. La mayor parte de la producción de algodón en la India y China recae en los OGM´s, y el algodón GM es también utilizado en otros países en desarrollo. Todo lo dicho anteriormente equivale a que 28 países los siembran en 181 millones de ha., alrededor del mundo.

Sin embargo, las semillas GM están prácticamente prohibidas en Europa y gran parte de África, y no son utilizadas en otros tipos de cultivos de importancia como el arroz, trigo, papa, así como frutas o vegetales. A pesar de que el 25 % del maíz que se siembra en el mundo es GM, el uso de estas semillas ha llevado un incremento en la disponibilidad de dicho cultivo en un 10 %, de soya en un 20 % y de algodón en un 18%. Estos incrementos son resultado tanto de mejores rendimientos por acre que alcanzan para el algodón un 40 % más y 30 % en maíz, así como permitiendo la expansión del uso de otros cultivos. Por ejemplo la introducción de soya GM ha permitido hacer rotación de cultivos de soya en Brasil y Argentina donde antes en la misma tierra se sembraba trigo.

Estos incrementos en el abastecimiento de maíz y soya en particular, han permitido que países en desarrollo de Asia y América Latina  logren los incrementos de la demanda de alimentos que aumenta en la clase media. El incremento en el abastecimiento de soya en Argentina fue ligeramente mayor que el de la demanda en China para la producción de carnes. Los pequeños rezagos en el abastecimiento de alimentos llevan a un incremento drástico en los precios de los alimentos, dañando a los más pobres, los OGM´s ya han hecho una gran contribución al bienestar de la humanidad. Por ejemplo, sin los OGM´s el precio de la soya sería un 33 % más alto y el del maíz un 13 %. Estos incrementos jugaron un papel crucial en impedir que las crisis alimentarias del 2008 y 2011 se convirtieran en un fenómeno global. Sin los transgénicos, la escasez de alimentos que ocurrieron en estos periodos fueron menores que las toneladas adicionales que habían producido los transgénicos, sin los transgénicos podríamos experimentar crisis similares en los años por venir.

Los cultivos GM también han demostrado mejorar sustentablemente el día a día de los agricultores. La adopción del algodón GM en China e India ayudó a mejorar los rendimientos de los agricultores  y los beneficios de estos países en los mercados globales de algodón. Hay evidencia de que redujeron las muertes por exposición a pesticidas y en algunos casos doblaron los ingresos de los agricultores de subsistencia, además de reducir el trabajo para mujeres y niños que hacen arado. Existe igualmente evidencia de que agricultores de escasos recursos en África, quienes recientemente adoptaron cultivos GM, han resultado beneficiados, mejorando su calidad de vida.

Igualmente existen beneficios al medioambiente. Debido a que los cultivos GM aumentan los rendimientos por ha, se evita el uso de mayores cantidades de tierra para sembrar, así como también se disminuye la cantidad de químicos, agua, energía y emisiones de gases de efecto invernadero que se necesitan para producir los alimentos.

EL DESAFIO DE LA OPOSICIÓN SOCIAL Y POLÍTICA

Aunque se han expresado preocupaciones sobre los efectos secundarios de los transgénicos en la salud humana y medioambiente, la National Academy of Sciences, American Association for the Advancement of Science, la World Health Organization, la Royal Society of Medicine  entre otra docena de instituciones de investigación independiente, no han encontrado evidencia de que los OGM´s sean menos seguros que los convencionales u orgánicos, y en algunos casos podrían ser más seguros y sustentables. Ha habido más de 2000 estudios que han examinado los efectos ambientales y a la salud de los transgénicos y ninguno ha documentado efectos negativos.

Necesitamos evaluar de manera continua nuestros sistemas de producción alimentaria, tanto convencionales como orgánicos, así como apoyar sistemas regulatorios apropiados que aseguren su calidad e independencia. A pesar de la abrumadora evidencia de los beneficios de los cultivos GM intereses políticos y comerciales, especialmente en Europa, han llevado a un continuo incremento de prohibiciones en la UE entorpeciendo las regulaciones en otras partes del mundo. Estas regulaciones expresan preocupaciones sobre posibles riesgos, problemas no documentados, pero que tienen costos reales y significativos.

Si la UE y África hubiesen adoptado el maíz GM al mismo ritmo que EUA y Canadá, muchas hectáreas de tierra hubiesen sido salvadas, reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero y los precios de los alimentos, beneficiando a los más pobres. La adopción del maíz, papa y arroz GM hubiera permitido reducir la cantidad de suelos que se usan para agricultura y usarlos con otros propósitos, además de mejorar la seguridad alimentaria global. Los altos costes e incertidumbre en la regulación de los cultivos GM ha frenado el índice de innovación de nuevos atributos y entorpecido el desarrollo de una segunda generación de variedades que pudieran haber mejorado la calidad de vida humana, la sustentabilidad del medioambiente, y haber hecho una mayor contribución a lograr los desafíos del cambio climático.

El Arroz Dorado es un caso perdido o retrasado notable. Es una variedad de arroz enriquecida con beta-caroteno, un precursor de Vitamina A. Cada año un estimado de un cuarto de millón de personas que dependen del arroz para vivir, quedan ciegas debido a la falta de Vitamina A. Muchos de ellos mueren. Una variedad de Arroz Dorado fue desarrollada en el 2002. Con el tiempo ha sido mejorada, pero las presiones regulatorias han impedido su aprobación. Se ha estimado que una adopción limitada del Arroz Dorado salvaría millones de personas de quedar ciegas o muertas debido a la falta de Vitamina A.

La mayoría de los alimentos que consumimos ahora están modificados. En miles de años, los agricultores y las sociedades han desarrollado variedades de maíz, arroz, papa, que son totalmente diferentes de sus ancestros. Eso permitió que utilizáramos nuestros recursos de una manera mucho más eficiente. La ingeniería genética nos ayuda a entender el proceso del mejoramiento vegetal, y de cómo hacerlo de una manera más precisa y sustentable. Mientras que los miedos por las nuevas tecnologías son entendibles, las exageraciones de unas cuantas personas no deberían ser un factor para evitar que otros se pierdan de los beneficios seguros y probados  de la ciencia.

Mapa: Índice de riesgo de seguridad alimentaria. 2013
map-world-food-security-001

David Zilberman, PhD, Agricultural and Resource Economics Department, Universidad de California
Nota Original: http://geneticliteracyproject.org/2014/12/18/gmos-and-global-food-security/