Lo orgánico no es ni más seguro ni más nutritivo

TOMADO DE: ELPAÍS.COM

El director de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria alerta de las diferencias entre los riesgos reales que plantea la comida y los que percibimos los consumidores

 

La mayoría de los españoles cree que el principal riesgo de sus alimentos son los residuos de pesticidas y las sustancias químicas. Lo mismo piensan la mayoría de ciudadanos de la Unión Europea, según el último Eurobarómetro sobre el tema, publicado en 2010. Mientras, a menos de la mitad de la población le preocupa el “mayor problema alimentario que afronta Europa”: la sobreabundancia de calorías y la epidemia de obesidad que provoca, destaca Bernhard Url, director de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés). En esa lista de percepciones también aparecen abajo las intoxicaciones alimentarias, que son “el mayor peligro real” que plantean los alimentos.

Este veterinario nacido en Kapfenberg (Austria), en 1961, iba para granjero, pero acabó especializándose en seguridad de los alimentos. Desde 2014 dirige el organismo de la UE encargado de emitir estudios científicos sobre patógenos, contaminantes y otros compuestos presentes en los alimentos para que los políticos tomen decisiones basadas en evidencias. No es un trabajo fácil y a menudo se convierten en el objetivo de los ataques, como ha sucedido recientemente con el glifosato, el herbicida más utilizado del planeta. De visita en Madrid para reunirse con la ministra de Sanidad, Luisa Carcedo, Url reflexiona en esta entrevista sobre los miedos infundados y los riesgos reales que plantea la comida los alimentos en Europa.

Pregunta. ¿Qué come, qué no come y por qué?

La forma en la que tratamos a los animales es un espejo de la madurez de nuestra sociedad ,y desde un punto de vista ético, creo que podríamos mejorar más

Respuesta. Como de todo. No tengo ningún miedo de comer cualquier cosa porque el nivel de seguridad alimentaria en Europa es muy alto. Como cada vez menos carne porque me preocupa el bienestar animal y porque creo que es más sano. La forma en la que tratamos a los animales es un espejo de la madurez de nuestra sociedad ,y desde un punto de vista ético, creo que podríamos mejorar más.

P. ¿Se podría compaginar el consumo actual de carne con un trato más humanitario?

R. La cuestión no es si nos podemos permitir mantener el actual modelo, sino si queremos. Tendremos que alimentar a 10.000 millones de personas en el futuro próximo. Para ello hay que hacer al menos tres cosas. Una, ayudar a los países en desarrollo. Mucha producción agrícola se pierde por falta de infraestructura, logística y conocimiento. Segundo: en Europa desperdiciamos el 30% de la comida. Es un escándalo ético. Lo tercero es cambiar nuestros hábitos alimentarios. No podemos seguir consumiendo tantas proteínas animales. La producción ganadera consume demasiada energía, extensión de tierra y agua y produce demasiadas emisiones. Mi consejo es: come menos animales y más plantas. Esto sería saludable para la gente, para el planeta y para los 800 millones de personas que se van a la cama con hambre porque no tienen qué comer.

En Europa desperdiciamos el 30% de la comida. Es un escándalo ético

P. ¿Puede todo el mundo acceder a esa dieta?

R. El acceso a alimentos frescos es un aspecto social clave. Es también una cuestión de desigualdad. En EE UU hay desiertos alimentarios donde es imposible encontrar alimentos frescos a cinco millas a la redonda [8 kilómetros], y a esto se suma la cuestión de si pueden pagarlos. En Europa también parece haber estos desiertos, aunque este asunto no es competencia de la EFSA y, por tanto, no tenemos datos. La fruta y verdura orgánicas cuestan más y hay gente que no puede pagarlas.

P. ¿Lo orgánico es siempre mejor?

R. En términos de seguridad no hay diferencias. En términos de nutrientes, probablemente tampoco. La agricultura orgánica tiene ventajas de sostenibilidad.

Los mayores peligros son las intoxicaciones alimentarias, bacterianas y virales. Hay posiblemente millones de intoxicaciones cada año en Europa que se podrían prevenir con higiene y control

P. ¿La agricultura orgánica siempre tiene menos impacto medioambiental? Por ejemplo se usan compuestos con cobre como pesticidas que son tóxicos.

R. En general sí. La forma en la que se usa el suelo, se rotan los cultivos, es mucho más natural. El uso de cobre es un asunto en el que nos hemos interesado. Vemos problemas de contaminación por cobre para el medio ambiente y también para anfibios, aves y otros organismos. Hay que estudiarlo más.

P. ¿Cuál es el mayor problema alimentario que afrontamos en Europa?

R. El exceso de nutrientes. La obesidad. La sobrenutrición y la malnutrición en el mundo desarrollado son nuestros mayores retos.

P. ¿Deberíamos preocuparnos por el contenido de fertilizantes o productos químicos en los alimentos?

¿Qué tipo de agricultura queremos? ¿Queremos pesticidas o no? Si lo hacemos, ¿dónde están los riesgos y quién se beneficia de ello? Es una discusión política. No es sobre ciencia, sino sobre valores, sobre economía.  No deberíamos mezclarla con la ciencia basada en evidencias