Rezaga a productores agrícolas e investigadores mexicanos indefinición del Tribunal Federal sobre maíz GM: Agrobio

El pasado 24 de noviembre, el Primer Tribunal Colegiado en Materia Civil del Primer Circuito, del Poder Judicial de la Federación, se abstuvo de pronunciarse sobre la suspensión que frena la siembra comercial de maíz genéticamente modificado, perjudicando así el trabajo de miles agricultores del norte del país y desincentivando la investigación en México.

Luego de un año, el Tribunal remitió el proceso a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, un proceso que lleva más de cuatro años. Con esta resolución se repite la historia que se vivió en México desde 1998 y hasta 2009, cuando de facto se adoptó una moratoria contra la siembra de maíz GM, la cual solo rezagó al campo y a la investigación nacional.

La resolución del Tribunal no resuelve el juicio, sino que cede la resolución a una instancia superior debido a la importancia y trascendencia del asunto.

Alejandro Monteagudo, director general de AgroBIO México dijo que “ahora la máxima instancia judicial de nuestro país deberá pronunciarse y ordenar el levantamiento de la suspensión, por carecer de sustento técnico y legal. Tendrá la oportunidad de ratificar los criterios vertidos en asuntos relacionados con los cultivos GM, como permitir que sea la autoridad, por sus conocimientos y experiencia quien, aplicando la ley, decida caso por caso sobre la procedencia o no de otorgar un permiso.”

Por su parte, el Ing. Mario Valdés, presidente de la Alianza Protransgénicos expresaron también su profundo malestar con la decisión del Tribunal. “Los detractores y grupos ambientalistas no se han dado cuenta de que nos están afectando de manera grave. Nosotros podemos producir el mismo maíz que se importa en grandes cantidades, únicamente necesitamos que nos permitan acceder a la misma tecnología que ellos usan y desde hace muchos años, y gracias a la cual nos exportan grandes cantidades de alimentos cada año. Esperábamos que el tribunal resolviera, pero lamentablemente tendremos que esperar todavía más tiempo, lo cual nos perjudica porque nos siguen impidiendo elegir la mejor tecnología para la actividad agrícola, de la cual dependen miles de familias mexicanas”.

Nuestro sector ha sido, y seguirá siendo, respetuoso de la ley y de las decisiones adoptadas por las autoridades administrativas y judiciales. Pero atentamente urgimos a la SAGARPA y a la SEMARNAT a actuar de inmediato en todos aquellos casos en que la ley se los permita; así como a la SCJN, para que resuelva sin mayor dilación y levante la suspensión, en beneficio del agro mexicano y de la innovación tecnológica”, concluyó Monteagudo.