Medio ambiente

 – Los cultivos biotecnológicos que permiten un mejor control de malezas e insectos plaga han mejorado la productividad al disminuir las pérdidas de cosechas y permitir un aprovechamiento más eficiente de las tierras utilizadas hoy para su producción. De hecho un incremento en la productividad de granos forraje y fibra del orden de 373 millones de toneladas, evitó la tala de 123 millones de Ha de selvas y bosques que hubieran sido destinadas a la agricultura.

presentacion_agrobio5

– 

– Las variedades de cultivos transgénicos llamados Bt, tienen la capacidad de resistir el ataque de insectos plaga, gracias a la transferencia de una función de origen bacteriano . Estos cultivos son una alternativa accesible y efectiva para hacer un uso racional de plaguicidas sintéticos. Los cultivos Bt se integran bien con las prácticas de Manejo Integrado de Plagas y no dañan a organismos benéficos ni a otras especies ya que las proteínas bioinsecticidas Bt son muy específicas.

presentacion_agrobio6-1

 – Los cultivos GM tolerantes a herbicidas facilitan el control de malezas y contribuyen a la conservación de los suelos. Haciendo una aplicación adecuada de herbicidas se reducen las malezas manteniendo sano y productivo al cultivo. Esto permite adoptar la agricultura de conservación para integrar residuos agrícolas, sembrar sin remover tierra, mejorando la textura y fauna benéfica de la tierra, protegiendo la humedad del suelo para ahorrar agua. Esto además, disminuye el uso de combustibles fósiles y, por tanto, se emite menos dióxido de carbono a la atmósfera, contribuyendo activamente a mitigar el cambio climático.

img-lntp-17-ago-2016