¿Mi comida tiene genes?

Durante algún tiempo, los detractores de la biotecnología agrícola  han argumentado que los genes de cultivos transgénicos representan una peculiar amenaza a la salud humana, asegurando que pueden transferirse al genoma del individuo.

 

¿Qué son el ADN y los genes?

El ADN es una sustancia que contiene la información genética de todo organismo vivo y se encuentra en casi todas las células del cuerpo de todos los seres vivos. Está formado en todos los organismos por 4 bases nitrogenadas llamadas adenina, timina, citosina y guanina. La secuencia que tienen estas bases determinan la información genética de cada organismo y dictaminan las características para mantenerlo y construirlo,  de la misma manera en la que un código binario determina las funciones de un programa informático. A dichas secuencias que determinan funciones específicas en el organismo se le conocen como genes 1.

 

¿Es posible que el ADN de las plantas transgénicas se transfiera a mi cuerpo?

 

Los cultivos genéticamente modificados (GM) o transgénicos, son evaluados rigurosamente antes de ser comercializados. Dicha tecnología ha sentado las bases para un sistema regulatorio que evalúa los riesgos de la tecnología como nunca antes se había hecho para otro cultivo mejorado genéticamente por métodos convencionales2.

Alimentos derivados de cultivos GM han sido consumidos por millones de personas alrededor del mundo sin que hasta la fecha existan reportes de eventos adversos por su ingesta. Por otro lado, existe poca evidencia (muchas veces con carencias de metodologías o encaminadas a causar polémica) de los que sugieren lo contrario2.

En 2013 se publicó en el Journal PlosOne un artículo donde se mencionaba que los genes de cultivos transgénicos y no transgénicos se podrían transferir completamente al cuerpo humano. El estudio se convirtió en un referente para los detractores de la tecnología como una evidencia irrefutable del daño que puede causar este tipo de cultivos a la salud humana3.

Los autores del mencionado artículo se enfocaron en medir la concentración de ADN que se encuentra fuera de la célula, conocido como “ADN fuera de la célula”. Específicamente buscaron ADN de cloroplastos. Cabe mencionar que el ADN que heredamos y que es funcional para nuestro cuerpo se encuentra en el núcleo de la célula3.

El estudio ha sido criticado debido a:

  • Es una publicación que no ha sido confirmada, por lo que no puede ser tomada como un consenso científico4.
  • El estudio busca concentraciones en nanogramos. Esto significa que es muy probable que los resultados obtenidos tengan sesgos grandes, por ello la hipótesis primaria sería una contaminación de resultados en lugar de pensar en un nuevo mecanismo en el que se pueda transferir grandes secuencias de ADN a la sangre4.
  • El investigador de la Universidad de Michigan, Richard W. Lusk, pasó 6 meses revisando los datos del mencionado estudio, llegando a la conclusión que era muy probable la contaminación de las muestras4.
  • Aunque descartemos el problema de la contaminación de muestras, el estudio no da evidencia alguna sobre peligros de que algo así ocurra o que el ADN de cultivos GM sea dañino4.

 

Basados en nuestro conocimiento del proceso digestivo, sabemos que los lípidos (grasas), carbohidratos y las proteínas, son degradados a componentes simples y que mecanismos especializados mueven estos componentes para cumplir funciones específicas dentro de nuestro cuerpo. Dichos mecanismos especializados han evolucionado para evitar el transporte de moléculas grandes debido a que la sangre es incapaz de moverlas 4.

Más aún, las moléculas como aminoácidos provenientes de proteínas degradadas, o moléculas de glucosa en lugar de cadenas de carbohidratos, son transportadas con mayor facilidad y en la mayoría de los casos, utilizadas para procesos oxidativos de obtención de energía, o bien para construir nuevas proteínas o secuencias de ADN 4.

Inclusive, especulando que existiese un “mecanismo desconocido”  que permitiera el paso de secuencias de ADN a nuestra sangre, la cantidad de éstas sería tan pequeña, que la probabilidad de que dichas moléculas causen algún evento negativo en nuestro cuerpo es prácticamente cero 5.

En contraste con este estudio, tenemos otros que no han encontrado fragmentos de ADN o proteínas en tejidos de animales que consumen alimentos derivados de cultivos GM 5.

Los genes no se transfieren fácilmente de manera natural. Si la transferencia de genes de una especie a otra fuese así de simple, entonces la terapia génica sería algo sumamente sencillo, y se practicaría sin mayor inconveniente; sin embargo esto está muy lejos de la realidad 5.

Sin embargo, regresando al tema principal, ¿hay genes en la sopa que comemos todos los días? La respuesta es Sí, aunque muchas veces estos genes estarán incompletos o bien degradados debido a la misma preparación que implica la sopa, como el calentarla, licuarla, etc., y además cuando los comas, ten por seguro que tu cuerpo los degradará en la digestión por lo que no tienes de que preocuparte.

Por otro lado, bajo este mismo precepto también se argumenta que la presencia de cultivos GM en el ambiente podría ocasionar la transferencia de genes de una especie GM a otra silvestre o nativa; sin embargo en un estudio que duró 10 años y que fue publicado en la revista Nature se encontró que los cultivos GM no sobreviven en la naturaleza 7 y 8. Las plantas no mostraron capacidad de reproducción autónoma, ni de auto-mantenimiento y no se extendieron en el área circundante8. Además, para que un transgén se inserte de manera exitosa en otra especie de cultivo similar, requiere de varias retrocurzas y de la estabilización del transgén, en otras palabras, se requiere de una acción humana deliberada para que un transgén se exprese por generaciones en otro cultivo, la probabilidad de que algo así ocurra de manera natura es prácticamente cero7 y8.

 

Referencias

 

  1. What is DNA? NIH GOV.
  2. Key, S., Ma, J., & Drake, P. (2008). Genetically modified plants and human health. JRSM, 101(6), 290-298. doi:10.1258/jrsm.2008.070372
  3. Katiraee, L., Katiraee, L., & Katiraee, L. (2014). Review of “Complete Genes May Pass from Food to Human Blood” – Biology Fortified, Inc.. Biology Fortified, Inc.. Retrieved 27 February 2017, from https://www.instapaper.com/read/869197520
  4. Raptor, T. (2016). GMO genes transfer to humans – debunking a myth. Skeptical Raptor. Retrieved 27 February 2017, from https://www.instapaper.com/read/869197232
  5. Council for Agricultural Science and Technology (CAST). 2006. Safety of Meat, Milk, and Eggs from Animals Fed Crops Derived from Modern Biotechnology. Issue Paper 34. CAST, Ames, Iowa. http://www.cast-science.org/download.cfm?PublicationID=2910&File=1e30ecea828a9b1ea77c6773b63647251564TR
  6. University of California – Division of Agriculture and Natural Resources. 2005. “Genetic Engineering and Animal Feed”. Publication 8183, Genetic Engineering Fact Sheet 6. http://anrcatalog.ucanr.edu/pdf/8183.pdf
  7. Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados. (2008). Bioseguridad en la aplicación de la biotecnología y el uso de los organismos genéticamente modificados. (CIBIOGEM, Ed.). Mexico D.F.: CIBIOGEM.ISBN 978-968-823-286-
  8. Crawley, M. J., Brown, S. L., Hails, R. S., Kohn, D. D., &Rees, M. (2001). Transgenic crops in natural habitats. Nature, 409(6821), 682–3. doi:10.1038/35055621