¿SÓLO HAY TRANSGÉNICOS VEGETALES?

Publicado en: http://www.biotecnoblogos.es

Como parte de la campaña #mitostransgenicos, os traemos un artículo sobre transgénicos animales. Y es que no sólo de Monsanto vivimos los biotecnólogos. Así que vamos a hablar de salmones que crecen más rápido y de cerdos que contaminan menos.

Después de uno de nuestros artículos más recientes (al que, por cierto, aún esperamos respuesta), hemos recibido algunas críticas preocupantes. ¡Al parecer publicamos artículos por los que pagan! El caso es que, para ser “la voz del poder económico”, hemos recibido bastante poco dinero este año (0 € para ser más exactos), así que hoy vamos a intentar aumentar los potenciales anunciantes.

El caso es que nos ha pasado como a mucha gente, y es que es fácil pensar que el mundo de los transgénicos se reduce a los conocidisimos cultivos vegetales. En los últimos años, gracias a que la labor de divulgación se ha incrementado, muchos hemos acabado por saber que los transgénicos también están en otras partes, como la insulina que toman los diabéticos o los detergentes que usamos para lavar la ropa. Y, sin embargo, no se suele hablar de animales transgénicos. En nuestra incesante búsqueda por ser la voz de más poder económico, os presentamos algunos

ENVIROPIG: EL CERDO MÁS LIMPIO

Sí, ya sabemos que los cerdos no merecen la fama de… bueno, cerdos, que tienen. Pero aun así, sus excrementos y heces son bastante contaminantes cuando se acumulan en gran cantidad. La verdad es que las explotaciones pequeñas no causan problemas. Como ocurre con muchos otros animales, en cantidades relativamente pequeñas, los productos de desecho del metabolismo de los cerdos pueden servir para fertilizar suelos para tareas agrícolas. Sin embargo, cuando hablamos de explotaciones con una gran cantidad de animales, esto se convierte en un problema. Y como es bastante difícil proporcionar carne a 7000 millones de personas a base de pequeñas granjas, un grupo de investigadores de la Universidad de Guelph, en Canada, se pusieron manos a la obra con financiación de Ontario Pork, una agrupación de productores de cerdo de la zona.

En concreto se decidieron a tratar el problema de la alta concentración de fósforo en los desechos de granjas porcinas. Como muchos sabréis, el fósforo es un nutriente importante para las plantas, y de hecho se incluye en muchos abonos. Sin embargo, en altas concentraciones, igual que otros nutrientes beneficiosos, causa bastantes problemas.

La primera pregunta que tuvieron que hacerse fue… ¿y por qué los cerdos excretan (y defecan) tanto fósforo? El caso es que aunque del cerdo se aprovecha todo, ellos no aprovechan todo lo que comen. El caso es que buena parte del fósforo presente en los granos con los que normalmente se alimenta a los cerdos está en forma de fitato. Este compuesto no puede ser digerido por los cerdos (ni por la mayoría de los animales, dicho sea de paso), así que sale exactamente igual que entra… lo que hace no sólo que los excrementos de los cerdos estén cargaditos de fósforo, sino que muchas veces sea necesario suplementar su dieta con otras fuentes de fósforo.